El blog de Madariaga

  • Correo electrónico y detención en Madrid

El lunes 20 por la mañana apareció en la cuenta de correo de esta columna un mensaje enviado la víspera por Florencio Madariaga y titulado ”carta abierta a Pablo Salazar Mendiguchía”, así como un vínculo a un blog que ofrecía una ”historia de cinco años de persecución; favor de publicarla”. Acudí a la bitácora referida y me encontré con lo que parecía ser un blog de denuncia: ”Persecución política en Chiapas 2000-2006/ Queremos que todo el mundo pueda conocer la persecución política y el acoso por parte del gobierno de Pablo Salazar, que está realizando desde que llegó al poder en 2000 hasta nuestros días. Quien escribe esta web se encuentra hoy exiliado fuera de su país por un supuesto delito inventado contra él, como contra tantos otros ex funcionarios que sufren injustamente en la cárcel por el simple hecho de ser los opositores políticos de Pablo Salazar”.

El bloguero

El post más reciente (10 de febrero), una “carta abierta” al gobernador, está redactado, sin embargo, en términos mucho más condescendientes, si no es que cariñosos: “Don Pablo, me dirijo a usted de esta forma para darle a conocer una serie de hechos que me han estado aconteciendo y que creo que usted todavía no conoce (…) He leído que a usted lo califican o se considera como un estadista, un demócrata, un político que respeta los derechos humanos y que los hace respetar; por esto sé que me entenderá y honrará estos conceptos, poniendo inmediatamente remedio a hechos graves de funcionarios de su gobierno (…)”

Con unas faltotas de ortografía y sintaxis (corrijo algunas en la transcripción) que debieran ser motivo de acusaciones penales en su contra, Madariaga narra: “Mi desgracia y la de mi familia comienza el día que dejé de ser funcionario del gobierno de Roberto Albores Guillén (…) Habiendo sido invitado a colaborar en la administración del Presidente Vicente Fox, específicamente en la Procuraduría General de la República, como director de Control de Procesos Penales de la Zona Sur de la República Mexicana, un día me llamó mi superior jerárquico (…) diciéndome que el gobernador de Chiapas, o sea, usted, le había telefoneado al Sr. procurador general (Gral. Macedo de la Concha), para decirle que yo tenía una averiguación penal por una supuesta desviación de pagos a los policías judiciales. Y que, por lo tanto, tenía que renunciar, ya que me consignarían ante un juez en los días siguientes. (…) Me cuesta creer que usted (o el Sr. Mariano Herrán) esté enterado de esto, pues como estadista que es, y más como evangélico, no permitiría el ejercicio abusivo de poder, la prostitución de la ley, ni la violación de la justicia. Tampoco le creo capaz de querer exterminar al grupo político de los ‘alboristas’.

“Como usted bien sabrá, yo no habito en México, vivo exiliado de mi país. Viene esto a colación porque incluso en Europa usted ha enviado agentes para seguirme a mí y a mi esposa (…) Aquí los policías acosaron, intimidaron y torturaron sicológicamente a mis hijos y a mi esposa.” (Me pregunto: las torturas, así sean sicológicas, perpetradas en territorio español por policías chiapanecos contra una mujer y sus niños, ¿no debieran dar para un escándalo mundial? ¿Algo así como un Abu Ghraib de bolsillo? Perdón por la interrupción.)

“¿Sabe usted de qué me han estado acusando durante estos cinco años? De haber colaborado para que se dotara de un salario digno a los miembros de la Procuraduría: a todos, no sólo a mí. Dolosamente han difundido la calumnia de que sólo yo me beneficié.

“(…) Ante la información que todo el que pertenece al grupo político de Roberto Albores adquiere inmediatamente una membresía en la cárcel El Amate (que por cierto, supervisé personalmente su construcción bajo mi encargo), y puesto que no hay condiciones legales que garanticen a mi esposa el libre tránsito y un justo proceso en el estado de Chiapas, y mucho menos su integridad física, sobra decirle que no comparecerá en Chiapas hasta que estén adecuadamente garantizados sus derechos. Como botón de muestra de lo que actualmente sufre mi esposa, le informo de que han llegado citatorios para que acuda a declarar ante el Ministerio Público con sólo cuatro horas para presentarse. Imagínese nuestro miedo (no es miedo, es terror): si la han seguido hasta Europa, qué no podrán hacer en su propia jurisdicción. Así que déjenla en paz.

“Por último, les comento que cuando representé al estado de Chiapas ante las Naciones Unidas (ONU), en Ginebra (Suiza) y ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (OEA) en Washington DC, defendí al estado de Chiapas cuando éste fue acusado de violar los derechos humanos. Sería muy triste que ahora tuviera que volver precisamente para acusarles de lo que están haciendo con mi familia y conmigo.”

Con cierto escepticismo, cerré el blog del señor y me puse a revisar la información noticiosa del día. A los pocos minutos hallé un despacho de Ap procedente de Madrid que daba cuenta de lo siguiente: “Florencio Madariaga Granados, ex procurador de Chiapas acusado de malversación y prófugo desde 2002, fue arrestado hoy en España. Madariaga Granados fue detenido con base en una orden de arresto internacional emitida por las autoridades mexicanas, en las afueras de Madrid, donde había vivido desde 2002. Está acusado de malversar 900 millones de pesos cuando fue subprocurador en Chiapas. El y otros importantes funcionarios presuntamente usaron recursos públicos para hacerse pagos salariales no autorizados. Se espera que en los próximos días lo interrogue un juez de la Corte Nacional. Es probable que se ordene que permanezca encarcelado mientras se hacen los trámites de extradición”.

Al día siguiente La Jornada amplió la información: “El detenido, de 44 años, llevaba cuatro prófugo de la justicia. Fue arrestado en la cafetería del campus de la Universidad Rey Juan Carlos de Vicálvaro, donde estaba inscrito en el Programa de Doctorado sobre Aspectos Jurídicos y Económicos de la Corrupción”. Por cierto, no hallé en la página de la institución referida ningún indicio de la existencia de tal doctorado. En cuanto a la trayectoria del interfecto, puede seguirse en los despachos de Angeles Mariscal, corresponsal de este diario en Chiapas. En uno de ellos se consignan interesantes declaraciones de José Luis Coutiño López, predecesor de Madariaga en la secretaría técnica del Consejo Estatal de Seguridad Pública, a quien el ahora detenido describe en su blog (no sé si con ironía o no) como “paradigma de la lealtad y honestidad”. Cuenta Coutiño que en tiempos de Albores Guillén visitó en su despacho al entonces procurador Eduardo Montoya Liévano “para informarle que los recursos del Fondo de Seguridad no eran para su bolsillo y el de sus allegados; él (Montoya) me dijo que dejara de oponerme porque él como procurador percibía poco salario. Yo le contesté que siquiera no encabezara la lista de beneficiarios”. “Dentro del personal de la Procuraduría beneficiado con esos recursos -escribió Angeles en noviembre de 2001— estaría el ex subprocurador general Florencio Madariaga”. Y recuerdo ahora la frase obsesiva que asaltaba a Santos Luzardo, (co) protagonista de Doña Bárbara: “Las cosas vuelven al lugar de donde salieron“.

A otra cosa. Sergio Téllez-Pon alerta sobre la existencia de “un blog que promociona la homofobia y ataca directamente a personas homosexuales que tienen blog (algunas de ellas, amigos de quien esto escribe)”. Así es la Red, estimado Sergio: en ella se encuentra, como en cualquier otro lado, lo mejor y lo peor del espíritu humano. Me parece que los militantes contra la homofobia pueden hacer una buena obra visitando la bitácora en cuestión y explicándole a su autor lo equivocado y hasta lo delictivo de sus expresiones.

Erich Moncada propone “un documental conspiracionista bastante bien investigado” sobre los atentados del 11 de septiembre. El video, Erich, me parece más fumado que investigado, pero no soy quién para juzgar, así que lo consigno: Loose Change 2nd Edition.

Échenle un ojo al nuevo video de Plaqueta, Cerebro de gomita.

José Ramírez: pronto hablaré del tema de los gatos bonsai. Moisés Regla: te envío por correo electrónico el archivo de El gen egoísta que Sergio Avila nos hizo favor de conseguir. Abrazos para ustedes y para Arturo Limón, Jorge Armando Soto, Gabriella Morales-Casas, Adolfo Lozano, Tomás Medina, Jesús Sáenz Andarza y Luisa Coral. Seguimos en contacto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: