Minería: recuento, digresión y saldos

  • Los pésames bilingües del Grupo México
  • CTM, una empresa de outsourcing
  • La culpa de SentidoG

Recuento: en inglés y en español permanecía colgado del sitio en Internet del Grupo México un comunicado fechado el sábado 25 de febrero en el que la empresa, “con profundo dolor”, afirmaba que “las últimas mediciones de gases tóxicos en las secciones de la mina donde suponemos se encuentra el mayor número de nuestros mineros atrapados [en Pasta de Conchos, Coahuila] son negativas. Es decir, los resultados confirman que los niveles de gases tóxicos hacen imposible la vida humana en toda la mina”. Resulta desconcertante, por lo demás, la lectura de esto: “With deepest regrets Grupo México, through its subsidiary, Industrial Minera México, S.A. de C.V., informs the Mexican people that…” Dos días después el gobernador coahuilense, Humberto Moreira, señaló que desde el día de la tragedia, o a lo sumo 24 horas después, los empresarios y las autoridades federales -notablemente, el secretario del Trabajo, Francisco Javier Salazar- “pudieron saber que estaban muertos si hubieran metido los barrenos, pero jugaron con la esperanza de la gente. Había datos que evidentemente no daban pruebas de vida, sino evidencias de muerte, pero ellos decían que no, que podían estar vivos”, dijo el mandatario estatal.

El lunes, el senador priísta Humberto Roque Villanueva opinó que la decisión de no informar, sino hasta el sábado, de la muerte de los mineros se debió al afán de evitar un derrumbe de las acciones de la compañía en la bolsa de valores. Como si fuera el abogado de la empresa, Salazar brincó y calificó la declaración del legislador de “irresponsable e infundada”, y desafió a Roque a “enfrentarnos en los tribunales”. De todos modos, ese mismo día los papeles del Grupo México, que en 2005 había reportado ventas por 5 mil 193 millones de dólares y ganancias de mil 72 millones, experimentaron un retroceso de 3.3 por ciento. Convertida a pesos mexicanos, la segunda cantidad da 11 mil 245 millones 376 mil 480 pesos. Las indemnizaciones ofrecidas a los deudos de los mineros (65 muertos en total, 700 mil pesos por cada uno) suman 45 millones 500 mil pesos, lo que en el balance general representaría menos de 0.5 por ciento de las ganancias.

Faltaba en el cuadro el ex dirigente genético de los mineros mexicanos, Napoleón Gómez Urrutia. En entrevista con La Jornada, Arsenio Aguilar, minero durante tres décadas, dice: “Ese [Germán] Larrea [Mota Velasco, presidente y accionista principal de la empresa minera] nada más gana y gana dinero que nosotros le damos y para uno nada. Eso que echan el carbón va p’afuera del país. En los últimos años que trabajé, nos daban 20 pesos de utilidades, se lo juro”. “¿Y el sindicato no pelea?”, le pregunta el reportero. “Son la misma cosa”, responde el obrero.

Antier Gómez Urrutia fue defenestrado “por los trabajadores”, aunque el sentir generalizado fue que había caído de la gracia de la empresa y del gobierno de Vicente Fox. Como quiera que haya sido, el hecho agravó la crisis laboral en la minería mexicana. Por lo pronto, la dirigencia sindical desconocida por la Secretaría del Trabajo convocó a un paro nacional.

Digresión: al parecer, no existe una página web del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros y Metalúrgicos de la República Mexicana (SNTMMRM), la empresa familiar que Gómez Urrutia heredó de su padre, el charro legendario Napoleón Gómez Sada.

Sólo para morbosos: en la búsqueda correspondiente encontré que el dominio “ctm” alberga a una cosa de subcontratación de recursos humanos (¿habrá cierto sentido oculto de justicia a la verdad cuando una compañía de outsourcing le apaña la abreviatura a la central obrera gubernamental?), y que la prehistórica cosa a la que solemos designar con esa abreviatura hubo de alojar sus balbuceos internéticos en otra parte: “ctmorganizacion”. Este 28 de febrero, lo más reciente en su sección de noticias era el funeral de Leonardo Rodríguez Alcaine, muerto en agosto del año pasado.

Hay un párrafo sobre minería que se me quedó rezagado de la columna anterior. Es el que sigue. Las explotaciones mineras son como Atila: dejan a su paso desastres sociales y ambientales en los que la hierba no vuelve a crecer. Hoy se multiplica en todo el mundo la resistencia de comunidades a proyectos mineros depredadores, como el que pretende realizar el consorcio canadiense Barrick Gold en Pascua Lama, en la frontera andina entre Argentina y Chile. Para explotar a cielo abierto un yacimiento de oro, plata y cobre, Barrick Gold piensa acabar con los tres glaciares que surten de agua al fértil Valle del Huasco y hacer un escarbadero de 120 millones de toneladas de la cáscara planetaria.

Pionero en la denuncia de los impactos catastróficos -ambientales, sociales, humanos- de los zopilotes empresariales fue el poeta y novelista Manuel Scorza, quien dedicó un ciclo monumental de cinco novelas (Redoble por Rancas, Historia de Garabombo, el Invisible, El jinete insomne, Cantar de Agapito Robles, La tumba del relámpago y La danza inmóvil) a contar la devastación creada por la corporación Cerro de Pasco en la localidad andina del mismo nombre, en Perú.

En la navegación del 9 de febrero abordé, entre otras cosas, el plagio sufrido por Antonio Medina, colaborador de Letra S, a manos de un tal “Ale K”, quien publicó en el portal gay argentino SentidoG una copia adulterada del texto “De compas nomás: la práctica sexual en la milicia”, originalmente impreso en

Unos días más tarde recibí un mensaje de Gabriel Oviedo, director de SentidoG, en el que me decía que su medio informativo había sido defraudado en su buena fe por ese colaborador y me anunciaba el retiro del sitio de los trabajos de “Ale K”.

En fechas más recientes, la dirección del portal sudamericano detectó otro artículo plagiado por este personaje. También recibí copia de un

texto de Gabriel Gutiérrez García, corresponsal de SentidoG en Canadá, en el que condenaba al secuestrador de artículos ajenos, elogiaba la trayectoria periodística de Medina y reivindicaba el trabajo de Oviedo y su portal: “Sentidog.com es un portal que difunde noticias en torno a lo LGBT (lésbico, gay, bisexual y transexual) desde Argentina. Su creador y director, Gabriel Oviedo, es un chico tenaz, que no descansa, que le echa ganas y que tiene ya un ratito en este laburo, para decir como dice él (…) El sexólogo Luis Perelman y una de las integrantes de la Asociación de Madres y Padres de Gays y Lesbianas, pueden dar testimonio, de su trabajo, de sus ganas, de su tesón, pues así lo confirmaron, cuando estuvieron en Argentina”.

Las ofensas a la verdad son deplorables en cualquier entorno, y lo son por partida doble en el ámbito de los activismos LGBT, que de por sí deben enfrentarse a tantas falsedades y mentiras. Las disculpas públicas y las explicaciones de Oviedo han sido publicadas ya en SentidoG. Rindo tributo aquí a su honestidad y su valor cívico.

Me felicito de que a raíz del episodio se haya logrado desenmascarar al desinformador y farsante “Ale K”. En Internet hay valiosos centros de información sobre preferencias sexuales, como el mencionado portal argentino y la agencia Notiese. Visitarlos puede ser útil y esclarecedor, no sólo para los gays sino también para los heterosexuales. A estos últimos les aseguro que no hay razón para percibir una navegación por páginas de la diversidad como una amenaza a la feminidad o la masculinidad propias. Y nos leemos el domingo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: