El mártir justiciero

Harto de la maldad y del canibalismo, decidió dar una lección a los humanos. Pidió que lo desplumaran, lo decapitaran y colocaran su cadáver en una pick up cargada de pollos. Después de un trayecto urbano exasperante, su cuerpo llegó al destino y fue colocado, junto con otros restos mortales, en el rostizador. En vez de cocinarse y dorarse, ardió con rapidez al contacto de las llamas y sus cenizas cayeron al fondo del horno, en donde resucitó, indemne y con su plumaje espléndido. Luego emergió del aparato y la emprendió a picotazos contra el encargado del establecimiento y le dijo cabrón, se te hacía fácil empalar y destazar a unas pobres aves indefensas, pero conmigo no te la vas a acabar, pinche humano sádico, porque yo no soy un pollo sino el mismísimo Fénix.

——————————————–

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: