Voces sobre L’Estatut

  • Quién es Pasqual
  • Reacciones españolistas

Pasqual Maragall

Los diferentes partidos con representación parlamentaria en Catalunya han puesto la carne en el asador para defender una de las dos posiciones en el referendo por el Estatut. El caso es que su puesta en escena sobre Internet ha sido más o menos intensa por parte de las diferentes formaciones políticas”, dice Guadian en el blog k-government. Pero además de las campañas partidistas, se han desarrollado discusiones y reflexiones internéticas entre individuos, y retomo algunas de estas voces.

La inclusión de la palabra nación en el preámbulo es uno de los mayores desafíos del nuevo Estatuto porque, como lo declaran los propios dirigentes nacionalistas, supone un reconocimiento por el Parlamento español de la condición de Cataluña como nación, y por tanto la constancia de que España ya no será una nación, sino un conglomerado de otras naciones”, decía Pablo Sebastián en un alarmado artículo de marzo sobre las modificaciones legales conseguidas en el referendo del domingo 18 de junio por la Generalitat. A fin de cuentas, el Congreso de los Diputados tachó el término impugnado en ese primer párrafo del Estatut y los catalanes aprobaron el texto modificado, pero el pánico nacional no disminuye. Y Andreu Buenafuente adversa: “Los tiempos cambian y los pueblos que conforman el Estado español son más listos, avanzados y orgullosos. ¿Qué hay de malo en eso? El orgullo sumado nos hará más fuertes. Nos plantará ante Europa como un pulpo de tentáculos rápidos y musculosos y no como un cangrejo con boina que camina hacia atrás y no ve el progreso aunque lo tenga delante de sus narices”.

La enorme abstención (más de 50 por ciento) fue el dato más inquietante en la consulta del 18 de junio. Antoni Ibáñez Ros, en su blog Entrellum, escribió que “el verdadero problema de Cataluña” está constituido por los dos millones 630 mil 162 “catalanes idiotas que se han abstenido de participar en el juego democrático” y que representan a “una Cataluña cada vez más desintegrada e invertebrada, cada vez más indiferente a su propio destino”.

Algo tendrá que ver en esa situación, tal vez, la dificultad para abrirse paso por la intrincada institucionalidad de la Generalitat. Como dice Xavier Tomàs en su blog Catalunya en xarxa, “para un observador de fuera resulta extraño nuestro sistema de partidos (…) pero lo más sorprendente es que con frecuencia los observadores locales no conocen muy bien las características y propiedades de nuestra particular situación y configuración política”.

En sus declaraciones tras la victoria del “Sí”, el socialista Pasqual Maragall, presidente de la Generalitat, invitó a los partidarios del “No” a “integrarse en el consenso” y les reconoció su “legítima contribución democrática” a la consulta. Pero la escasez de sufragios fue convertida en un argumento para descalificar la validez del nuevo Estatut por Mariano Rajoy, líder del Partido Popular (PP) y adversario feroz de la ampliación de las autonomías, y por su delegado en Cataluña, Josep Piqué: arguyeron que dos de cada tres catalanes no dieron su respaldo a la iniciativa e interpretaron que “la mayoría” “quiere la España constitucional y no este proceso de liquidación en el que (José Luis Rodríguez) Zapatero (presidente del gobierno español) nos ha metido”: “quiere que sea una nación y no un conjunto de naciones o de realidades nacionales”.

Por razones contrarias, Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) se sumó a la campaña a favor del “No”: a su paso por el congreso madrileño, adujo este partido, L’Estatut fue desnaturalizado y privado de sus aspectos sustanciales, y Cataluña “merece más” que ese documento.

Si lo consigue, no será con Maragall: éste anunció ayer su decisión de no volverse a presentar como candidato del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) y de convocar a elecciones anticipadas en agosto. Dijo que da por cumplidos los cuatro objetivos que se trazó hace ocho años: lograr la alternancia en el poder tras 23 años de dominio de Convergència i Unió, cambiar las prioridades de las izquierdas catalanas para privilegiar lo social, convertir al PSC en “el primero del país” e inducir en el PSOE español actitudes más “federales”.

Las derechas están furiosas contra el jefe nacional de los catalanes. Para muestra, algunas de las gotas de veneno vertidas en el blog Ciutadans de Catalunya: “Una de las pocas decisiones de Maragall que obtendrá la aprobación por una parte importante de la ciudadanía es la de su renuncia a presentarse a la relección. Es el único final posible a dos años y medio anodinos, caracterizados por los desplantes, las crisis, y por fomentar el enfrentamiento entre comunidades españolas. Maragall es una figura trágica, un soñador que imaginó grandes reinos y la construcción de suntuosas naciones. Ahora mismo, no es más que un ridículo personaje que cuelga de las aspas de un molino de viento, mientras que el viento seco golpea sobre su perplejo rostro. Su soñada nación se transmuta en un bodrio legal, y todo ante la indiferencia ciudadana”, se ensaña Roger Corcho. Muchas opiniones de ese talante pueden hallarse en un par de páginas en las que se dan cita las derechas españolas e hispanohablantes: Libertad digital y Periodista digital.

Hombre singular, este Pasqual Maragall, descendiente del poeta de nombre Joan, veterano de la lucha antifranquista, académico destacado, alcalde célebre de Barcelona en tiempos de la Olimpiada de 1992 y presidente de la Generalitat desde 2003, cuando sucedió al también histórico Jordi Pujol. Maragall lleva un diario en Internet algo menos almidonado que los textos escritos o mandados a hacer por los políticos de carrera. Vale la pena, hispanohablantes lectores, hacer un poquito de esfuerzo mental y leer unas líneas en la lengua de Ramón Llull, o Raimundo Lulio.

A fin de cuentas , una constante de lo catalán es el cosmopolitismo, el cruce de culturas, la bisagra histórica entre los reinos moros y cristianos del resto de la península ibérica y el Languedoc francificado a punta de hogueras. Buenafuente, citado líneas arriba, apunta: “Soy catalán. Mis padres emigraron desde Andalucía tras una guerra fraticida (sic). Mi jefe es italiano y vive en Madrid. Uno de mis mejores amigos es de Chamberí. Su hija nació en China. Mis parientes se reparten por Valencia, Murcia y Galicia. Mi compañera de trabajo nació en New York”. El blog catalunya@large (sons, imagens, pensamentos e impressões várias entre o Porto e Barcelona), de Nuno Vargas, es una ensalada de lenguas romances (portugués, catalán, castellano peninsular y hasta algunos posts en español mexicano).

Tirant lo Blanc

Tal vez no sea casual que la obra fundacional de la literatura catalana (salvo antecedentes como el ya mencionado Llull o el poeta Ausiàs March, maestro de castellanos como Gutierre, Boscán y Garcilaso), Tirant lo Blanc -novela muy apreciada por un tal señor Quesada, o Quijada, o Quijana, quien se volvió loco por leer ese y otros libros- haya sido escrita en valenciano, lo que vendría a ser un argumento de que ambas lenguas son en realidad una sola.

Nada qué ver : A 12 días de las elecciones, el sitio oficial del Partido de la Revolución Democrática (PRD) lleva varios fuera del aire. ¿Compló o prolongada siesta del webmaster?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: