Qana

julio 31, 2006

No me cabe en la cabeza cómo un gobierno puede ser tan hijo de puta. Es como si unos narcos secuestraran a un agente de la DEA en la frontera y en represalia Bush ordenara el bombardeo de Mazatlán y Tepito. Pero ni así me cabe en la cabeza.

Anuncios

Esta se√Īora no me ha hecho nada.

julio 31, 2006

Es Ulla T√łrn√¶s, ministra danesa de Desarrollo.
Me la topé en la red por casualidad cuando buscaba fraudes electorales.
Parece ser que dice cosas razonables.
No es misoginia.
No es racismo.
No es prejuicio.
Es simplemente que su expresión facial despierta en mí terrores ancestrales e incontrolables.


Numeralia

julio 31, 2006

Seg√ļn las cifras de la Secretar√≠a de Segutridad P√ļblica (SSP) capitalina, los asistentes a la asamblea informativa de este d√≠a en la Ciudad de M√©xico superaron a la poblaci√≥n total de algunas capitales nacionales: Varsovia, Bak√ļ, Estocolmo, Belgrado, Quito, Montevideo, T√ļnez, Rabat, La Paz, Managua, San Jos√©, Amsterdam, Tbilisi, Praga, Monrovia, Tegucigalpa, Dublin, Phnom Penh y Viena.

Tambi√©n fueron m√°s numerosos que los habitantes de, entre otras, estas ciudades: Vancouver, Cincinnati, Sacramento, Kansas City, San Antonio, Las Vegas, Nueva Orle√°ns (antes del Katrina), la mancha urbana Brownsville-McAllen-Matamoros-Reynosa, Indianapolis, Orlando, Salt Lake City, Maracaibo, Barranquilla, Haifong, Lusaka, Valencia, Liverpool, Mosul, Pretoria, Lyon, Tur√≠n, cualquiera de las C√≥rdobas (la argentina, la espa√Īola, la mexicana, las dos de Colombia, la filipina…), Le√≥n (Guanajuato), Marsella, Austin, Valencia, Toluca, Oklahoma City, Torre√≥n, Sevilla, Zurich, Oaxaca…

Si la asamblea informativa fuera una entidad federativa, en términos demográficos estaría arriba de Nayarit, Colima, Tlaxcala, Zacatecas, Durango, Baja California Sur, Yucatán, Tabasco, Campeche, Quintana Roo y Aguascalientes.

Pero, seg√ļn la Polic√≠a Federal Preventiva (PFP), citada por Reforma, “fueron 180 mil personas las que asistieron a la marcha y mitin convocados por Andr√©s Manuel L√≥pez Obrador, en el Z√≥calo capitalino y durante el trayecto sobre Paseo de la Reforma”.

Cada quien es libre de creer lo que quiera. Fin de los despachos.


Dolor de tobillos

julio 31, 2006

Dos y media de la tarde. Mi relaci√≥n con el mundo se sintetiza, b√°sicamente, en un tremendo dolor en los tobillos, y todav√≠a falta un trecho para la estaci√≥n Ju√°rez del metro; otro para ir de Ju√°rez a Zapata, de ah√≠ hasta el estacionamiento de Wall-Mart, y todav√≠a hay que entrar a la tienda, en cuyos pasillos pululan los compradores (‚Äúcompradoras y compradores‚ÄĚ, insistir√≠a la presidencia gerencial) que portan banderas, consignas, colgajos y pintas faciales voto por voto y casilla por casilla. Hay que comprar cualquier chucher√≠a para que sellen el boleto y pueda as√≠ ahorrarme 32 pesos. Qu√© espejismo: Wall-Mart no pierde ni con las movilizaciones populares, y salgo de ah√≠ con ciento cincuenta pesos de cosas perfectamente innecesarias, y as√≠ y todo debo pagar 51 pesos de estacionamiento. Esta transnacional es el cuidacoches m√°s caro del mundo. Pero vali√≥ la pena.


¬ŅMensaje para Norberto?

julio 31, 2006

La cruz y el mo√Īito tricolor no desentonan.


Campamentos

julio 30, 2006

Conoc√≠ a L√≥pez Obrador el 1 de diciembre de 1994 al pie del Monumento a la Revoluci√≥n, en donde los perredistas tabasque√Īos hab√≠an acampado en una de sus varias marchas a la capital. Zedillo hab√≠a tomado posesi√≥n esa ma√Īana y hab√≠a disturbios por todo el centro.

Frente al edificio de la Loter√≠a Nacional, a cincuenta metros de donde nos encontr√°bamos, unos v√°ndalos hab√≠an incendiado un autom√≥vil ante la mirada indolente de miles de granaderos. Cuando √©stos se decidieron por fin a actuar, en vez de hacerlo contra los provocadores, se lanzaron contra Manuel Meneses, que era jefe de Informaci√≥n de La Jornada, y le rompieron varias costillas a patadas. Tambi√©n la emprendieron contra nuestro fot√≥grafo Carlos Cisneros, a quien le pusieron una santa madriza, y quien fue rescatado por Epigmenio Ibarra de entre las pezu√Īas de los oficiales.

Ya desde antes, cuando las llamas empezaron a brotar del veh√≠culo, Andr√©s Manuel se asom√≥ al desmadre, vio de qu√© se trataba y les orden√≥ a los suyos que permanecieran en sus tiendas. Me impresionaron el orden y la limpieza que imperaban en el campamento de los tabasque√Īos.

Hace unas horas, ese mismo se√Īor encabez√≥ la instalaci√≥n de campamentos en varios puntos de la ciudad. Sus detractores pensar√°n que se trata de una maniobra populista para llevar a los pobres a vivir en Polanco. Aqu√≠ en el Hemiciclo, muchos de sus seguidores se aterraron al ver y escuchar en la pantalla gigante el anuncio del plant√≥n permanente y trataron de poner pies en polvorosa. Se entiende, porque el dolor de patas ya es insoportable. Pero de aqu√≠ no se mueve nadie, simplemente porque, aunque se quiera, no se puede.


Moral o matem√°tica

julio 30, 2006
Aqu√≠ se ilustran los l√≠mites de la funci√≥n “zoom” de un tel√©fono celular
Tambi√©n tiene cabida en este espacio, disputado para la existencia, mil√≠metro a mil√≠metro, por un mont√≥n de miles, el logotipo del PRI, cuya corriente ‚ÄúBenito Ju√°rez‚ÄĚ recuerda en una enorme manta que el triunfo de la reacci√≥n es moralmente imposible. No s√≥lo eso. Si ha venido uno de cada diez, uno de cada ocho, de quienes votaron por el Peje, entonces hay que precisar la frase juarista: el triunfo de la reacci√≥n es matem√°ticamente imposible, por m√°s hilderitmos y algobrandos que le pongan.