Halliburton explicado

LLegó este mensaje al buzón de Navegaciones; omito el nombre:

“Estimado Pedro Miguel:

Visité de nuevo tu blog, y después de un rato, hasta que paré de reir me
decido a escribirte unas líneas. Me da mucho gusto haber provocado
involuntariamente tu post, aunque hay otros 2 visitantes deEU, me parece muy
normal que te haya llamado la atención el nombre de la compañía. Confieso ser
lector compulsivo, tanto que alguien, de cuyo nombre no quiero acordarme (pero
me acuerdo de todas maneras) dijo que si el papel higiénico estuviera impreso yo
lo desenrrollaría totalmente para leerlo antes de usarlo. He leído artículos
tuyos, naturalmente en La Jornada (en línea, porque la edición impresa
esescasa y muy cara aquí en el norte) y en alguna revista de computación allá
por los 90’s cuyo nombre no recuerdo. Lo que puedo decirte es que me dió gusto
encontrarte de nuevo en La Jornada, periódico que también acostumbro
casi desde su fundación. Por azares del destino, trabajo en una filial de
Halliburton (a explicación no pedida . . . ) y a veces busco algo que leer para
distraerme (ne le digas a nadie porque me corren, ja!) y para leer algo en buen
español. Nuestro nodo de internet está en [… ] y así es como quedó registrada
la visita que hice a tu blog. No te preocupes, el mundo sigue como siempre y a
los gringos les viene guango lo que pasa al sur de la frontera. Al cabo que no
entienden el español. Dicho esto, te mando un afectuoso saludo.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: