Falomaquia

El pájaro de fuego. El Fisgón

En su tenor de apéndice tirano,
este pájaro loco no se mide:
al que marcha detrás de sí preside
y se le erige en jefe y soberano.

Poseído a su vez por un malsano
furor, siempre se excede si decide:
harto de la vagina, luego pide
culo, nariz, oreja, boca y mano.

Así culmina el macho consecuente:
tanto amando a su bicho de adelante
que le ofrece el atrás de un semejante.

O suele sucederle, por caliente,
que una infección lo deje inapetente
y a su pájaro, flácido y babeante.

2 respuestas a Falomaquia

  1. Anonymous dice:

    en la octava lìnea puedes añadir tetas

  2. Pedro Miguel dice:

    … Y axilas y pulmón y riñonada, sólo que quedaba fuera de la preceptiva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: