El maullar de las sirenas

El Fisgón

En sus ojos hendidos va el señuelo
de otra hendidura dulce y asesina
que hace más adicción que la heroína
y es más grata de estar que el mismo Cielo.

Flor carnívora, trampa con anzuelo
de cachondez galante y femenina,
te libre Satanás de esta felina
que las uñas esconde en terciopelo.

O bien, déjate ser, cae en sus garras,
rompe de la cordura las amarras
y muérete de amor y calentura;

acepta dignamente la tortura
y sin drama ni lágrimas, acata
tu condición de carne para gata.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: