Marchas en Bizancio

Aquí nos tocó mirar, diría Cristina Pacheco, porque llegar al Zócalo fue imposible, y a diez cuadras del corazón de la asamblea se siente la misma asfixia que en la plaza de hace quince días. La marcha en el Distrito Federal tiene movimientos espejo en Bizancio: se sigue debatiendo cuántos ángeles caben en la punta de un alfiler y cuántos ciudadanos se requieren para colmar toda la superficie no construida del Primer Cuadro. Aquí, por lo pronto, a la vista del Benemérito, había más de los que caben.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: