Nombres propios



Karl y Vladimir Ilich no se dieron por aludidos con la puya que Monsi le lanzó a Iosif Dzhugashvilii en la penúltima asamblea informativa ni se enteraron que algunos los consideran non gratos y pasaron muy orondos, flanqueando a Flores Magón, bajo la mirada adusta de Juárez. Como era de esperar, el Benemérito guardó la compostura. La iconografía es vasta. Aquí hay lugar para Zapatas y Villas; en el discurso de la Poni caben Hidalgo, Guadalupe Victoria, Morelos, Lázaro Cárdenas, Rubén Jaramillo. En el del Peje hay espacio para Madero. Los no tan despistados vendedores de camisetas siguen proponiendo al Che y a Marcos: por algo será, porque no les falla nunca el olfato comercial. Y si funciona en el presente, la pluralidad debe ser también retrospectiva. La memoria (individual o colectiva) propicia la diversidad. Los genes (ahí donde no llega la memoria), también.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: