De Thoreau a la Convención

A raíz de la navegación anterior, en la que hablé de resistencia pacífica y desobediencia civil, recibí correos de sentido cruzado: mientras algunos me felicitaban por dar instrucciones revolucionarias a las masas, otros me mentaban la madre por haber osado comparar al malvado Andrés Manuel López Obrador con santos como Gandhi, Nelson Mandela y Luther King. Me parece, queridos interlocutores, que tales reacciones tienen un poquitín de proyección freudiana, porque en verdad no hice ni una cosa ni otra: me limité a buscar y a presentar algunas referencias de dos temas que tienen una clara presencia en el debate político en el México posjuliano (por los comicios de julio, no por un afán apocalíptico-calendárico) y que son, sin embargo, motivo de dudas e imprecisiones.

Antes que nada, tengo el honor de presentarles a Henry David Thoreau, nacido el 12 de julio de 1817 en Concord, Massachusetts, y muerto 45 años después, fabricante de lápices (gloria eterna a quienes facilitan la escritura), anarquista, naturalista, agrimensor, pionero de la ética ambiental, literato, primer teórico de la desobediencia civil y figura entrañable porque se opuso a las guerras de saqueo emprendidas por su país contra México. Fue justamente con el telón de fondo de una de estas canalladas (1846) que nuestro personaje ideó el no pago de impuestos como forma de protesta. Thoreau fue condenado a prisión por unos días, y de su experiencia nació el tratado La desobediencia civil, texto en el que se asienta una de las nociones principales de la insubordinación pacífica: el gobierno no debe tener más poder que el que los ciudadanos estén dispuestos a concederle. Copio de Wikipedia: “Thoreau llevó sus ideas hasta el punto de proponer la abolición de todo gobierno, una ética contraria a la capitalista y burguesa y se declara enemigo del Estado.” Su libro tuvo una clara influencia en Tolstoi, en Mahatma Gandhi y en Martin Luther King. Una de las cosas que mejor me caen del ex presidente Clinton es que en 1998 propuso a Thoreau “como modelo de las mejores prácticas ciudadanas y afirmó la superioridad moral de la desobediencia civil sobre la violencia”. Es una pena que el marido de Hillary no haya llevado esta prédica hasta sus últimas consecuencias y ordenado, por ejemplo, el desmantelamiento de las fuerzas armadas de Estados Unidos. Tal vez para la próxima.

Otro asunto que ya no cupo en la entrega pasada fue el de la dualidad de poderes o, simplemente, poder dual. El lunes pasado, en estas páginas, Octavio Rodríguez Araujo aplicó esta categoría a la circunstancia actual de México. Dejo aquí esa y otras referencias, así como un link, que encontró Livi, a un texto de Cortázar que es casi más corto que su título: Pequeña historia tendiente a ilustrar lo precario de la estabilidad dentro de la cual creemos existir, o sea que las leyes podrían ceder terreno a las excepciones, azares o improbabilidades y ahí te quiero ver.

Dejo ahora el micrófono a Luis Helguera, quien recuerda que en el Ensayo sobre la lucidez, de Saramago, “se propone una forma poco ortodoxa de hacer resistencia civil: acudir a votar, pero dejar los votos en blanco; como en Portugal probablemente no se conocen las artes de la mapachería, el planteo de los votos en blanco resulta, en el contexto del libro, un reto ‘en silencio’ (y totalmente pacífico) que de verdad desestabiliza al Estado. Y tal vez en un arranque de realismo, el libro acaba de un modo heroico pero pesimista. Creo que su mensaje (el del libro, pues) es válido y actual en este momento de México. Y como Saramago ya tiene estatura mundial, es como afirmar: ‘Saramago tiene algo que decir hoy para México’.”

Recibí también un texto de Marcela Capdevila titulado La sociedad mexicana y el espíritu de Córdoba. Está unos posts abajo de éste.

Ya me voy, pero antes acuso recibo y agradezco a Discos Corasón el envío del disco póstumo del gran Ali Farka Touré, Savane, que es una belleza, y les paso el tip siguiente: en Aldaba Arte (Av. México 27-4, Col. Hipódromo Condesa, 06100, México, D.F., tels. 52117728 y 52117732) se presenta la exposición “Máquinas” de Ariel Guzik, músico, tecnólogo, artista y quién sabe cuántas cosas más. Vayan; es posible que se lleven una sorpresota. Y mientras me doy un rato para contestarlos uno por uno, agradezco los mensajes de Raúl Cárdenas, César Alfonso Rojas, Antonio Sarmiento Galán, Carlos Castro Rivera, María Eugenia Gómez, María Auxilio Alcántar, José Alberto Zabaleta, Enrique Davis Mazlum y Leticia García Montes de Oca.

5 respuestas a De Thoreau a la Convención

  1. be dice:

    me fui a los bosques
    porque quería vivir sin prisa
    quería vivir a conciencia
    sacar todo el meollo a la vida
    dejar de un lado todo aquello
    que no fuese vida
    para no descubrir
    a la hora de mi muerte
    que no había vivido.

    henry david thoreau

  2. .noisevere dice:

    Muy interesante tu texto, siempre me dan ganas de buscar más información. Thanks

  3. Rafael dice:

    Me parece genial esta referencia histórica.

    Lo que está sucediendo ahora en México, lo veo como una Naqiuzación de la resistencia civil, o sea, que los poderes en turno quieren hacer verla como de locos y nacos, en un afán racista y elitista.

    Esto sucede porque la resistencia civil en lo general en nuestra cultura mexicana aunque aparezca regularmente, es despreciada por la mayoría de la sociedad que no quiere molestarse por nada ni que le molesten.

    Es lo que llamaría la Sociedad Gelatina, que tristemente abarca un gran sector de la población en todas las capas sociales.

    Creo que se entiende, pero como Sociedad Gelatina llamo a aquellos que no quieren que se les moleste, ni tampoco quieren molestarse por cambiar las cosas, y les fastidia que alguien lo haga, si hay fraude, no hay bronca, si hay corrupción, tampoco, mientras no roben mi casa, ni me hagan algún daño en el ámbito en el que me desenvuelvo.

    Entonces si ven una resistencia civil, que como en este caso interrumpió unas calles, es nefasto y digno de ser eliminado a cualquier costo.

    Considero que es la Sociedad Gelatina la más suceptible a ser manipulada por sectores fascistas.

    Yo mismo he aprendido mucho de lo que es la resistencia civil en estos días.

    Saludos….

    Y por cierto Pedro, he posteado como lo prometí, unos fractales en mi blog para que los veas y los disfrute todo aquel que lo visite, en atención a ese post sobre la proporción áurea que realizaste ya hace varios días

    Espero que te latan

  4. be dice:

    estaba pensando en que a una gran mayoría les molesta los bloqueos que hay en la actualidad en el centro de mexico, pero no les molesta tanto los crimenes de juarez o las violaciones de los eclesiasticos a niños. eso dice mucho de lo insano de una sociedad. una lastima.

    russell dijo: cuando se ama apasionadamente la libertad, la verdad y la justicia, puede ocurrir que la felicidad no coincida con nuestra comodidad.

  5. Pedro Miguel dice:

    Ya no hay bloqueos, be. Bueno, queda uno: el que se ha instalado en el camino de Felipe Calderón a la Presidencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: