Shining irons

Una noche alucinante, a orillas del Mármara, aquella mujer, tan bella que dolía su hermosura, me compartió (traducida, claro, a una lengua de la Cristiandad) una expresión local para referirse a esas etapas de trabajo intenso: to work as shining irons. No se lo dije, pero lo pensé: es más humano, o cuando menos más orgánico, nuestro “trabajar como una mula”. Y desde luego no tuve la concentración requerida para traducirle el “andar en chinga”.

En todo caso, la frase me confirmó esa como dureza del alma turca, una de las razones (de seguro la menos importante) por las que no acabé casado con mi interlocutora. Acaso ahora, en vez de oír en Tlalpan el célebre pregón pregrabado de las bicicletas tamaleras (¡… Calientitooossss! ¡Acérquese y pida los ricos y deliciosos tamales oaxaqueñooooosss…!), estaría escuchando las sirenas de los barcos que pasan por el Mármara.

Pero eso es otra historia y, como cantaba la gran chaparra, je ne regrette rien. El punto es que, hoy, como entonces, necesito con urgencia unas vacaciones.

8 respuestas a Shining irons

  1. Jorge Luis dice:

    La canción de la pequeña gorrioncita me recordó el “vida, nada me debes”.

    Nada como unas buenas vacaciones para ajustar la contabilidad de nuestra vida.

    Saludos.

  2. torresvera dice:

    Unas vacaciones… dichoso tú, si puedes irte… pero si te vas, ¡suerte y que vengas con pilas dobles!

    Saludos

  3. Belle Helene dice:

    “Non, rien de rien, je ne regrette rien, …..”

    Este post, me obliga a un comentario muy largo, en este momento estoy tras la chuleta, no hay tiempo.

    Lo prometo para mas tarde.

  4. caritina dice:

    Pues no tendrás el Mármara como espejo, pero sí el Papaloapan, ¿por qué no vas a Tlacotalpan?, lo único que necesitas en tu mochila es un frasco de repelente de moscos y muchas ganas de “echar la hueva”.
    Con un fin de semana recargas la pila en ese edén veracruzano.

  5. Gaudeamus dice:

    Yo también las necesito, porque hoy tuve un día de esos que uno quiere desaparecer del globo terráqueo… por lo menos unas horas.

    Sin más remedio, me metí a la regadera, llené de vapor el baño y traté de olvidarme de hoy.

  6. Pedro Miguel dice:

    Qué va, Jorge Luis y Torresvera: de aquí a unos meses, las vacaciones son un mero wishfull thinking.

    Belle: ¿Y el comentario? Ah, gracias por los Cardenales Totalmente Palacio.

    Qué milagro, Caritina, y gracias por la sugerencia, pero para ir a Veracruz necesito mínimo una semanita, porque no resisto la tentación de andar de aquí para allá: de Cuetzalan a Tlacotalpan, vueltita por Orizaba, del puerto a Xalapa, de allí a Coatepec y Xico, imperdonable la escala en Perote para tragar jamón serrano, y ya entrado en gastos, subirme al Tajín, conocer Papantla, que me falta…

    Gaudeamus, me duele tu hoy; que tu mañana sea tibio y que el vapor siga allí, esperándote.

  7. La musa enferma dice:

    Unas vacaciones… pos cuando las puedas, te permitan, te permitas, te de la gana, tenerlas, que las desquites bien don pemigue… saludos

  8. Belle Helene dice:

    Estos son los puntos de partida del comentario que deje pendiente a este post: Shining Irons.

    Una mujer cuya belleza dolía

    La dureza del alma turca

    Sirenas en el Marmára, pregones en Tlalpan

    Je ne regrette rien

    Vacaciones

    Tardé demasiado es escribir el comentario, la idea voló, desolée

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: