Yeltsin

La imagen era más que una alegoría: se le recuerda trepado en un tanque con el edificio del Parlamento como telón de fondo, mientras leía una proclama contra el intento de golpe de Estado que protagonizaron algunos cuadros del viejo régimen soviético en agosto de 1991. Boris Yeltsin era ya presidente de la Federación Rusa, pero el objetivo principal de la intentona era la presidencia soviética, ejercida por ese entonces por Mijail Gorbachov. A los golpistas les salió el tiro por la culata. En vez de quitar del poder al impulsor de la perestroika, el episodio hizo posible que Yeltsin concentrara en Moscú el poder real que quedaba en el menguante imperio y que cuatro meses más tarde acordara su liquidación con los caciques de las otras 15 repúblicas soviéticas.
Se decía demócrata, pero en 1993, cuando el Congreso se mostró reacio a acatar sus órdenes, no tuvo reparos para ordenar el bombardeo criminal del mismo edificio que había servido de escenografía para su hazaña de dos años antes. Más de 150 personas -entre ellas, muchos parlamentarios opositores- murieron en el ataque y la democracia se quedó, desde entonces y hasta la fecha, como rehén del Kremlin.
Yeltsin no perdió el tiempo. En cuestión de meses, la desregulación salvaje, la desarticulación de las viejas instituciones de bienestar y el reparto de las propiedades estatales entre capitales privados que actuaron en condiciones de pillaje generaron en toda Rusia una catástrofe social de magnitudes no vistas desde la Segunda Guerra Mundial. Las ciudades se poblaron de mendigos, de desempleados, de gente sin casa, de jubilados famélicos y de héroes de guerra que cambiaban sus medallas por raciones de comida. El gobierno “democrático” heredó del despotismo zarista y del estalinismo el desprecio absoluto por las necesidades elementales de la población.
La guerra económica contra las mayorías rusas se vio acompañada por la guerra simple contra los chechenos, luego de que éstos hicieron con respecto a Rusia lo mismo que había hecho Rusia con respecto a la extinta URSS: declarar su independencia. Después de una campaña contrainsurgente como todas (es decir, con ejecuciones extrajudiciales, torturas y desapariciones, asesinatos en masa), en el verano de 1995 las tropas de Moscú cercaron Grozny y la aviación y la artillería lanzaron centenares de toneladas de explosivos sobre la ciudad sitiada. Se calcula que unos 25 mil civiles murieron en esos días en los que se repitió, en escala menor, el genocidio realizado por Stalin contra los pueblos caucásicos tras la derrota de Alemania. Pese a todo, Yeltsin no consiguió doblegar a los independentistas y hubo de declarar un alto al fuego y aceptar el inicio de conversaciones de paz. Habían caído cerca 73 mil chechenos y unos 5 mil 500 efectivos rusos.
Si una virtud ostentaba el difunto era la de conocer los remordimientos. Los tuvo por haber vulnerado el desarrollo democrático y confesó haber sentido vergüenza por el bombardeo del recinto parlamentario. Adimitió que no podía quitarse de encima “la responsabilidad por el dolor de tantas madres y padres” que perdieron a sus hijos en la guerra contra Chechenia. Esa característica lo honra y lo diferencia de los matones occidentales (Bush, Blair, Aznar) que andan por ahí, muy quitados de la pena y con una sonrisa de oreja a oreja mientras en Irak ocurre, por culpa de ellos, una de las peores masacres de la historia. Sería bueno que los aspirantes a gobernar un país fueran obligados a pasar por pruebas que investigaran su capacidad de sentirse culpables y de ponerse en el lugar de los demás.

2 respuestas a Yeltsin

  1. marichuy dice:

    Pedro
    ¡Que gusto me da reencontrarte! Yo ya había perdido la esperanza de que regresaras a este sitio (y ya ni me asomaba para no decepcionarme).

    Boris Yeltzin, mmm; me es difícil emitir una opinión objetiva y coherente; en gran medida debido a su personalidad poco simpática, y también a que se le acusa (no sabría decir que tanta sea su responsabilidad) de haber echado el paletazo final al entierro de la URSS. También debo confesar que me era desagradable porque la adolescente que fui, estaba muy ilusionada con Gorbachov (en mi descargo aclaro que cuando una es adolescente se ilusiona casi con cualquier cosa, tengo amigas que aún hoy lo hacen con Luis Miguel; entonces, yo voy de gane; je,je); y pues achaco a Yeltzin parte de responsabilidad en su caída.

    Como sea tienes toda la razón, no son lo mismo Bush o Aznar -que cosa más espantosa este tipo- que el “camarada Yeltzin”.

    Saluditos.

  2. Pedro Miguel dice:

    Qué nostalgia. Siendo algo más que adolescente me tocó ver las fosas nasales llenas de pelos del cadáver de Konstantin Ustinovich Chernenko y la subida al poder de Gorbachov. Y sí, Marichuy, cuántas ilusiones generaba.

    Abrazo, y gracias por volver.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: