Loros, monos y humanos

  • Alex, un perico prodigio
  • Los bonobos, cogelones y pacifistas
Hace unos siete años Ricardo Gómez publicó La selva de los números, un libro didáctico y divertido que pretende introducir a los niños en el pensamiento matemático un poco a la manera en que los viejos fabulistas enseñaban moral y sentido común. La protagonista es Tuga, un quelonio que descubre los números y emprende un viaje para difundir su hallazgo entre los habitantes de la jungla. Quién sabe si el autor estaba al tanto de una historia que escuché o leí no se dónde, pero varias veces, sobre el loro de la escuela de Arriaga. Iba más o menos así: una maestra rural tenía en su escuela, situada en algún lugar del municipio de Arriaga, en el Soconusco chiapaneco, un perico de lengua negra. Para quienes no lo sepan, y para disgusto de la Sociedad Protectora de Animales: no es necesaria la jaula para mantener en cautiverio a un pájaro de esos; basta con recortarle de vez en cuando, con unas tijeras, las plumas más largas de las alas, y listo: desprovisto de su medio natural de transporte aéreo, y obligado a viajar a pie, un loro no llegará muy lejos. Pero por alguna circunstancia desconocida a nuestra profesora se le olvidó podar al plumífero y un buen día éste voló hacia la libertad y al encuentro con sus congéneres. Años después del suceso, los viajeros que se internaban por la jungla de la costa se sorprendían al escuchar a los psitácidos de la región cantar en las copas de los árboles cosas como “tres por cuatro, doce”, “Colón descubrió América”, “cuáles son los cinco sentidos”, “Marta Godínez, presente”, y muchas otras frases aprendidas por el prófugo durante su estancia en la primaria y luego diseminadas en sus correrías.

Durante mucho tiempo pensé que la historia era falsa de necesidad porque, a contrapelo de las apariencias, adiestrar a un perico para que repita palabras es difícil, aunque no tanto como convencer a Monseñor para que explore, sin culpas pero sin dañar a nadie, su propia sexualidad. Me parecía que el asunto era una representación simbólica de ese espíritu mecanicista que impera en las aulas de educación elemental en las que los menores se ven obligados a aprender cosas “como pericos”, es decir, sin preocuparse demasiado por conectar la lengua al cerebro. Pero esa idea común podría ser injusta, de acuerdo con las investigaciones de Irene Pepperberg, de la Universidad de Arizona, quien lleva décadas estudiando loros grises y sostiene que tras la capacidad de esos animales para emitir palabras se esconden capacidades cognitivas y comunicativas mucho más amplias de lo que suele pensarse. En ese tiempo, Irene ha conseguido que un yaco llamado Alex haya ido más allá de la identificación verbal de objetos concretos, se muestre capaz de nombrar y combinar categorías abstractas como color, número, forma y material, y utilice correctamente las expresiones “sí”, “no”, “quiero” y “no quiero”.

Tal vez la vida de laboratorio y la convivencia con su mentora hayan convertido a Alex en el Stephen Hawking de los pericos, es decir, en un sujeto tan excepcionalmente brillante entre los individuos de su especie como lo es entre nosotros el gran paralítico. Y dice el profesor Donald Broom, de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Cambridge: “Cuanto más observamos las capacidades cognoscitivas de los animales, más avanzados nos parecen, y el paso más grande parecen haberlo dado los loros”.



Por lo demás, el mes pasado el doctor Antonio Maura, también de Cambridge, informó que había observado a monos capuchinos enseñarles a sus congéneres técnicas de percusión de piedras. La idea de los micos consiste en hacer ruido para espantar a los depredadores y alertar al resto de la manada. Según el científico, que realizó sus observaciones en el norte de Brasil, este medio de comunicación resulta novedoso en la especie, cuyos especímenes suelen golpear objetos de manera innata pero sólo para romper nueces y frutas de cáscara dura. En el grupo de capuchinos estudiado, en cambio, la técnica les fue enseñada a ejemplares que fueron liberados en la zona tras haber sido criados en cautiverio. Como quien dice, técnicamente estos simios están ya tras las pistas de la rotativa y de la banda ancha.

A propósito de monos: hace un par de meses hice referencia a los hallazgos recientes en torno a la capacidad de algunos primates superiores de fabricar y adaptar herramientas en función de necesidades específicas, dato que constituye todo un gancho al hígado para el orgullo de los Homo sapiens. Y no es el único: está sólidamente documentado que entre los bonobos, especie de chimpancés que habita en el África central, son corrientes la comunicación simbólica, el altruismo, la compasión, la paciencia y el uso de hierbas medicinales. Ah, y también son comunes entre estos gráciles chimpancés prácticas tales como los besos de lengua, el sexo oral en todas las posiciones imaginables y en todas las combinaciones posibles (hembra-hembra, hembra-macho, macho-macho), así como los contactos genitales en parejas de machos y en ayuntamientos hembra-hembra (tribadismo).

Estos primates de alegres costumbres constituyen otro dolor de cabeza para El Vaticano: no podrá decirse que los hábitos sexuales de estos animalitos del Señor sean contra Natura.
Lo más importante: Richard Wrangham y Dale Peterson afirman que, como los hippies, los bonobos usan el sexo como mecanismo de reconciliación y prevención y superación de pleitos y que, posiblemente por ello, son una “de las especies más pacíficas y no agresivas de mamíferos que hoy día viven en la Tierra. Nos muestran que la danza evolutiva de la violencia no es inexorable”. Tal vez habría que convencer a Bush, a Cheney y a Condoleezza de que pasen unas vacaciones de verano entre una manada de bonobos. Estos lamentables ejemplares humanos podrían aprender allí los beneficios terapéuticos de la cogienda y atemperar por ese medio su desbocada belicosidad.

2 respuestas a Loros, monos y humanos

  1. tlacuatzin dice:

    Don Pedro:

    Sea usted prudente al emitir propuestas. Qué tal que le agarren la palabra y los interfeutos logren ensartar a los bonobos con un TLC y préstamos al modo FMI, BM, étc. Y les imponen el dulce y apasible american way of life… y después de esa dosis, seguro le venden a la élite que contraten de prestanombres los fusiles tipo obús, pero en ráfaga, que viene usted promoviendo a la venta, acuenta de los gringos… qué se me hace que usted es agente encubierto, porque ¿qué le han hecho a usted los bonobos para que quiera enviarles a esos misioneros de la Paz y la Democracia?

  2. abraham dice:

    como alimento a los pericos chiapanecos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: