No te quiebres, país

junio 30, 2007
  • No estoy harto sólo por los siete meses que lleva Felipe queriendo convencernos de que sí sirve para presidente;
  • no es únicamente que sumemos ya seis años y medio bajo gobernantes panistas rateros e iletrados;
  • ni siquiera es porque El Peje me caiga muy bien que digamos;
  • son los 18 años y seis meses de salinismo ininterrumpido los que me tienen hasta la madre.

Durante todo ese tiempo, el país ha resistido y los gobernantes no han conseguido destruirlo.

A sumarme a esa resistencia voy. Por ella seguiré yendo.

Anuncios

Viene-viene ejecutado por Morfeo

junio 29, 2007

Vi a un cuidacoches convertido en cuidasueños (nomás los suyos) y en flagrante abollador del automóvil que había jurado defender. Le tuve envidia:

Salud a ti, que duermes
entre el sol y el cemento
y resistes el ruido
del hormiguero urbano,
la mentada de madre
de los clasemedieros
y el ‘qué dirán’ de todos
los que te ven y pasan.

Salud a ti, que sueñas
y defiendes tu sueño
del calor de la tarde,
de la nube imprevista,
de la extorsión segura
del agente de tránsito.

Salud a ti, que huelgas
a media contingencia
y párpados adentro,
descuidando propinas
y descuadrando un cofre;
feo, pobre y jodido
pero libre ante todo.



¿Para qué sirve la FINUL?

junio 28, 2007
Jeyson Alejandro Castaño Abadía,20 años, colombiano
Johnattan Galea García, 18 años, madrileño
Manuel David Portas Ruiz, 19 años, sevillano
Yhon Edisson Posada Valencia, 20 años, colombiano
Jefferson Vargas Moya, 21 años, colombiano
Juan Carlos Villora Díaz, 20 años, avilés


Los muertos
El domingo seis soldados del contingente español de la Fuerza Interina de las Naciones Unidas para Líbano (FINUL) murieron en el sur de Líbano. Una mano anónima (¿Hezbollah? ¿Israel? ¿Siria? ¿Al Fatah al islam?) hizo detonar 50 kilos de explosivos al paso del vehículo blindado en el que viajaban los efectivos internacionales. Cuando uno lee “soldados” se imagina a hombres curtidos en el arte del combate y la aniquilación. Los fallecidos en Líbano tenían entre 18 y 21 años, y no hay forma de evitar que el ataúd le quede grande a un muchacho en esas edades. Los funerales de Estado debieran reservarse para protagonistas un poco más curtidos en la vida. Pero así son las guerras: los comandantes en jefe son hombres maduros o algo más, operan desde aposentos con aire acondicionado a miles de kilómetros del campo de batalla y las unidades de combate son apenas puñados de pixeles en las pantallas en las que se recrea el mapa del conflicto.

Líbano es “un escenario de guerra”, ladró Mariano Rajoy horas después del atentado, como si se necesitaran años de estudio para concluir que el País de los Cedros está sumido hasta las copas de esos árboles en una conflagración bélica o, más bien, en varias. Las más visibles y recientes son los duelos entre Hezbollah (chiíta) e Israel, los que sostienen el embrionario ejército nacional y Al Fatah al Islam (sunita) y la que Tel Aviv sostiene más o menos contra todos los seres vivientes que se encuentran al norte de su frontera, pero no son las únicas; en territorio libanés se libran, además, complejos y confusos enfrentamientos de largo aliento que involucran a Siria, a Irán y a las potencias occidentales.

La tarea oficial de la FINUL consiste desde marzo de 1978 (copio de la página oficial) en “confirmar la retirada de las fuerzas israelíes del sur de Líbano, restaurar la plaz internacional y la seguridad y asistir al gobierno del país árabe en asegurar el restablecimiento de su autoridad en esa área. Adicionalmente, en agosto de 2006 el Consejo de Seguridad le ordenó monitorear el cese de las hostilidades (entre Israel y Hezbollah, supongo), acompañar y apoyar al ejército libanés en su despliegue al sur, coordinar sus actividades con los gobiernos de Beirut y Tel Aviv, garantizar la entrega de ayuda humanitaria y el regreso de los desplazados, ayudar en el desarme de la zona y asistir al gobierno libanés para asegurar las fronteras e impedir el ingreso de armas y material relacionado”.

Suena muy bonito pero de 1978 a la fecha Israel ha invadido el sur de Líbano cuantas veces ha querido, sus aliados han cometido masacres de civiles en las narices de los cascos azules, las facciones rivales no han encontrado en ellos un obstáculo serio para matarse mutuamente y la región supuestamente bajo control de la FINUL sigue siendo una tierra de nadie. Los comandantes de esta fuerza tienen prohibido responder a las invasiones israelíes que han sido, por mucho, los principales factores de violencia, destrucción y muerte en la zona. Botón de muestra: en julio del año pasado las fuerzas de Tel Aviv lanzaron un bombardeo sobre una posición de las fuerzas de la ONU. Se les exigió en diez ocasiones que detuvieran el fuego pero continuaron el ataque y mataron a cuatro observadores militares, en lo que Kofi Annan y el canciller libanés, Fwazi Sallhuk, llamaron una agresión “deliberada”.

El despliegue de un cuerpo castrense que tiene prohibido defenderse –al menos, de su enemigo más peligroso y mortífero– es un crimen de la simulación diplomática: La FINUL obedece al designio de encubrir la falta de voluntad de los gobiernos occidentales ante la agresividad de Tel Aviv contra los países vecinos. Sus efectivos podrán ser heroicos, pero son como patos sentados para los ejercicios de puntería de Israel y de las milicias que pululan en el sur libanés. Si no se modifican las reglas, más valdría que los muchachos que integran la misión fueran devueltos a sus hogares; de preferencia, vivos.

Anuncio en la página web del Ministerio de Defensa de España


Foto por foto

junio 28, 2007


En Guanajuato no existes, Jorge

junio 26, 2007

Andaba tras las huellas del Ibargüengoitia, que desde el Más Allá las sigue dejando, pero los gobernantes panistas de su estado y su ciudad natales no saben nada de él. Me gustaría preguntarles en persona su opinión sobre el novelista al gobernador Juan Manuel Oliva Ramírez y al Pdte. municipal Eduardo Romero Hicks. Tal vez si escuchan el sonoro apellido peninsular (vasco, pues), piensen que les estoy hablando de un accionista de Repsol muy interesado en privatizar los drenajes de Celaya, si es que los Sahagunes todavía no se los clavan. Miren nomás:


Soluciones finales

junio 26, 2007
El video

La semana pasada el parlamento iraní aprobó por abrumadora mayoría una disposición que considera “corruptores del mundo” a quienes participan en la elaboración de materiales pornográficos. No se trata de una simple condena moral, sino de una invitación al matadero, porque en esa categoría entran los más aborrecibles pecadores (en Irán pecado y delito son lo mismo), susceptibles de ser condenados a muerte. La decisión parlamentaria fue considerada reacción ante el escándalo que empezó el año pasado porque circuló un video en el que supuestamente aparece una actriz televisiva muy famosa, Zahra Amir Ebrahimi, en un encuentro sexual con un muchacho que podría ser su ex novio. Observen, si lo desean, esa grabación aburridísima para todo mundo a excepción de los protagonistas y los guardianes de la Ley Islámica: los primeros consiguieron unos minutos de placer y los segundos tuvieron en sus manos la raíz del Mal. Ahora Zahra está en graves dificultades legales y el muchacho se encuentra en la cárcel, después de una fuga a Armenia y de una extradición.

La actriz

Uno piensa que, salvo por la imperdonable tontería de quitarse el condón antes de tiempo, no tendría por que haber en ese fragmento de video un peligro de muerte para los actores, los cuales no le hacen daño a nadie al videograbarse, o dejarse videograbar, mientras copulan. En Occidente la práctica no sólo se ha vuelto un aliciente para el erotismo alicaído de muchas parejas (o tríos, o cuartetos, o regimientos) sino que se ha convertido en recurso mercadotécnico para remontar los baches en la popularidad de actrices y cantantes. No falla: es cosa de picar el botón de “record” en una cámara, dar consuelo a las glándulas, a cuadro, filtrar el resultado en Internet y luego poner el grito en el cielo porque alguien invadió su privacidad. Es posible que Zahra haya pretendido imitar a sus colegas gringas, o bien que haya buscado un cachondeo adicional, o bien que los orgasmos pixeleados no sean de ella. Es lo de menos. Lo grave es que 148 de 152 parlamentarios iraníes presentes en la votación estén tan convencidos de que el episodio debe pasar de la cama al patíbulo y que la pornografía es tan ofensiva a los ojos de Alá que debe ser sancionada con la muerte. Qué vulnerable y débil tiene que ser una idea de Dios que ha de ser cuidada con semejante celo por parte de sus devotos.

Lo peor de todo es que fuera de Irán no estamos necesariamente mejor en materia de civilidad y tolerancia. El viernes, en algún lugar particularmente oscuro del cerebro de Enrique Peña Nieto, se gestó la idea de que, ante la insuficiencia del Ejército para combatir al narco, hay que tomar en cuenta “experiencias radicales y contundentes” de países en las que el consumo y la venta de estupefacientes se castigan con la pena de muerte. La idea se abrió camino hasta la boca del gobernador mexiquense y salió por ella en forma de una declaración que fue recogida por varios medios (por ejemplo, La Jornada y Milenio del 22/06/07), por más que alguien en el gobierno de Toluca, dotado de un mínimo de pudor, decidió escamotearla del boletín oficial en la página web del Edomex.

De oscuro y al centro: Medina Mora y Peña Nieto

Qué genialidad, y cómo no se nos había ocurrido antes: basta con matar a todos los consumidores de drogas para que desaparezca, como por arte de magia, el problemón del narcotráfico. Más difícil que combatir las adicciones o perseguir películas de sexo explícito es evitar la existencia de individuos con las circunvoluciones cerebrales peinadas a la Hitler, es decir, prestos a reducir cualquier ecuación conflictiva en una elegante solución final: ¿Nos molestan los judíos, los gitanos y los homosexuales? Pues hagámoslos pantallas para lámparas. ¿Nos amenazan los pornógrafos? Pues aprovechemos sus orgasmos para sembrar mandrágoras al pie de los cadalsos. ¿No sabemos qué hacer con los adictos? Pues importemos juristas de Malasia, de Arabia Saudita y de Singapur para que nos ayuden a codificar la pena de muerte por posesión de cocaína y mariguana. En el camino ya se nos irá ocurriendo qué otras subespecies indeseables exterminar (ojo: los pobres también son muy desagradables; ah, y no hay que olvidar a los indios…) , y al final tendremos una humanidad hermosa, depurada y, sobre todo, con ideas claras.


Quemayama

junio 25, 2007

Desde Sotavento llama
hasta el desierto chilango
para animar el fandango
el canto de Quemayama.