Vida en Marte


El rasgo más trascendente de los marcianos imaginarios son los ojos; cualquier marciano que se respete debe tener unos globos oculares que reflejen una vasta sabiduría o una enorme maldad, y si tienen más de dos, mejor. En segundo lugar van los dedos o tentáculos, con frecuencia rematados por ventosas, y en tercero, y ya muy de salida, unas antenas mitad de insecto y mitad de radio AM. Si algún día encontramos marcianos reales, lo más probable es que luzcan, bajo el microscopio, como la ilustración grande en blanco y negro, que en realidad es un corn- flake pasado por el escáner. Jugar a la NASA en casa puede tener consecuencias negativas: cuando ya estaba yo metido en el experimento visual, recordé que por ese mismo cristal han desfilado moscas, zancudos y alacranes, y tiré las hojuelas de maíz a la basura, y hube de desayunar otra cosa.

Una respuesta a Vida en Marte

  1. la hojuela que tiraste dice:

    malvado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: