Las verrugas de Venus (IV)

A UNA DAMA HERMOSA Y DROGADICTA


Amor de mi alma: lo que yo te quiero
es más que las sustancias enervantes
que te has introducido por la vena.
¿Por qué te haces a diario un agujero
si los que Dios te dio son ya bastantes
para tenerme en éxtasis y en pena?
Musa de las jeringas:
perforándote así, ya ni la chingas.

La que te amamantó, suerte de bruja,
en la punta del seno no tenía
un humano pezón, sino una aguja,
y un émbolo en el alma, vida mía.
Para serte sincero,
amadísima Santa Sebastiana,
debe decir que tu pasión insana
te ha bajado al nivel de alfiletero.

Pintora puntillista, te dibujas
abigarrados mapas en la arteria;
es tu obsesión tan seria
que incluso en un pajar hallas agujas
y milagrosamente no en las tetas
te has inyectado jugo de ampolletas.

Mal traspasado el corazón me ha sido
pues en una traidora jugarreta
trastocó su saeta
por una vil jeringa mi Cupido
y hoy, si me sueño yo como Teseo,
te pongo a ti de Ariadna, mi Heroína,
o bien, de compañera de Morfeo,
conocida entre el vulgo por Morfina.

Las dosis aumentas cada día
y se diversifican tus consumos;
de no ser por los grumos,
ya te habrías metido agua de chía.
Pronto verías, si estuvieras cuerda,
que acabarás por inyectarte mierda.

Antes de que eso ocurra
quiera Dios que la vena se te aburra.
Mas, si a líquido alguno haces el feo,
que te inyectes mis lágrimas, deseo,
a ver si contrarrestan de algún modo
ese tu afan por inyectarte todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: