Recordatorio

agosto 13, 2007


En el sistema mexicano de justicia penal y de seguridad pública es común el uso de la tortura y los malos tratos durante la detención y para extraer una ‘confesión’. […] A la mayoría de los presuntos delincuentes se le niega el acceso a asistencia y representación letrada adecuada en el momento de la detención, cuando más peligro corren de sufrir tortura e intimidación. Las autoridades desestiman o ignoran de forma sistemática las denuncias de malos tratos bajo custodia y, cuando hay denuncias de tortura o malos tratos, la carga de la prueba recae sobre la víctima. La detención arbitraria y en régimen de incomunicación, la tortura y los malos tratos se producen con mayor frecuencia cuando los sospechosos son detenidos en virtud de las disposiciones que se aplican en caso de delito flagrante, que no requieren órdenes judiciales de aprehensión y cuyo ámbito de aplicación es muy amplio. En la práctica, las personas sospechosas de haber cometido un delito a menudo son consideradas culpables hasta que se demuestra su inocencia.

Los agentes del Ministerio Público tienen poderes excesivos para determinar el valor de la prueba. Las normas de procedimiento y las decisiones judiciales animan a los jueces a presumir la credibilidad y la legalidad de las pruebas presentadas por los agentes del Ministerio Público, sin garantizar explícitamente su examen con arreglo al principio de presunción de inocencia de la persona sospechosa. Amnistía Internacional ha documentado muchos casos en los que se autorizan la detención y el procesamiento sobre la base de pruebas insuficientes o falsificadas.”

 

Amnistía Internacional – Mayo de 2007

… Y éste señor es Francisco Javier Ramírez Acuña, secretario de Gobernación

Anuncios

Botellas en el mar

agosto 12, 2007

  • Sitios abandonados y mensajes a nadie
  • Detenciones y atropellos en Oaxaca

Impone más el pecio de un galeón que la presencia de un acorazado en funciones. La embarcación difunta inspira la serenidad del respeto, no el barullo del miedo. La ausencia otorga un poder que los ausentes transfieren a sus sitios abandonados. Las ciudades en ruinas no sólo son majestuosas porque lo fueron en vida, sino también porque han perdido a sus habitantes. Ya no sirven para alojar a nadie: ahora su función principal es recordar a los que partieron. Pero no hablo de la Acrópolis, de Babilonia, de Tiahuanaco ni de Angkor Wat, sino de cosas y sitios más recientes, como los parques de juegos mecánicos que resultaron un fracaso financiero y cuyas tripas férreas se pudren al sol, o los autocinemas que causaron furor casi mundial en los años sesenta y setenta y cuyos restos aún pueden verse a la vera de algunas autopistas, o de las estaciones de metro clausuradas que exhiben su oscuridad y su polvo cuando los vagones transitan por ellas sin detenerse, o de los bombarderos atómicos ya inofensivos y los petroleros gigantes ya inútiles que se oxidan, para consternación de los ambientalistas, en sus respectivos cementerios.

Por supuesto, la civilización actual no heredará a sus descendientes algo equivalente a Machu Picchu, Teotihuacán o Abu Simbel porque hoy en día reciclamos todo, desde las piedras hasta los cordones umbilicales, y porque la especulación inmobiliaria hace casi imposible que un despojo residencial o sacro se mantenga en su espacio por mucho tiempo antes de que le construyan encima un nuevo centro comercial. un nuevo parque de diversiones o un nuevo conjunto de multifamiliares. Miren: el 80 por ciento del acero que se utiliza en Bangladesh proviene de los barcos abandonados en el puerto de Chittagong, en donde se desguaza la mitad de los buques tanque que se desechan en el mundo, y esa actividad da empleo a 200 mil personas. Los grafitti florecen más rápido que las malas hierbas en las hidroeléctricas, las casamatas y las instalaciones de radar que quedan fuera de servicio. Por lo demás, el planeta está sediento de impresiones fuertes y más tarda un barco en naufragar en aguas poco profundas que una empresa de buceo en organizar excursiones al pecio hundido.

 

Cementerio de aviones militares en Arizona, visto en Google Earth


El periodo vacacional
de verano está por terminar, pero aún hay tiempo para practicar un poco de exploración urbana y emprender excursiones peculiares a sitios abandonados. Pueden encontrar algunas guías útiles en Abandonalia, Fogonazos, Sportersport, Amarcexperience, Triggur, Marcosr, Infiltration, Pandora, Abandoned Places e Itscom.

Otra cosa nostálgica son los mensajes lanzados al mar, al espacio o al ciberespacio con la esperanza de que alguien los encuentre e interprete los signos escritos en ellos. El caso más famoso es el de las cuatro sondas interestelares Pioneer y Voyager, lanzadas a los confines del sistema solar en los años setenta del siglo pasado con una carga de información básica acerca de nuestro planeta y sus habitantes, por si algún día remoto se la encuentran algunos tentáculos capaces de interesarse en otras formas de vida inteligente. La última vez que se logró establecer contacto con el primero de esos aparatos (Pioneer 10, lanzado el 3 de marzo de 1972) fue el 23 de enero de 2003, casi 30 años después de su partida. Se piensa que actualmente se encuentra a unos 15 mil millones de kilómetros de la Tierra y que viaja a una velocidad de 12 kilómetros por segundo en dirección a Aldebarán, a donde llegará, si antes no choca con una piedra o con otro aparato de origen inteligente, en un par de millones de años. Habrá que estar al tanto.

No cualquiera posee cohetes, supercomputadoras, ingenieros y plataformas de lanzamiento, y tal ves por eso una gran cantidad de personas se conforma con meter en una botella un mensaje escrito y lanzarlo al mar. Hoy se inaugura en Termoli (sur de Italia) una exposición con 80 de esas misivas imposibles, recopiladas durante dos años por el médico Roberto Regnoli en el curso de sus paseos por la playa. El País: “La colección contiene desde el saludo de turistas extranjeros en una tradicional hoja de papel hasta unos calzoncillos donde un náufrago solicita auxilio y da su número de teléfono celular, aunque avisa que le queda poca batería”.

 

Botella de Regnoli


La red mundial
, que es oceánica, también está llena de pecios, ahogados apacibles, trasatlánticos empresariales y mensajes en botellas. Hace varios años encontré uno, un tanto críptico, en el que un usuario desconocido preguntaba: “¿Alguien puede decirme cómo enamorar a La Enana?” Me compadecí pero no se me vino otra cosa a la mente que proponerle: “Regálale un banquito”. Nunca recibí acuse de recibo a mi sugerencia. Hace unos días La Libélula Imaginaria echó a andar un mensaje de amor a un desconocido al que vio (y que la miró) en una parada de autobús y que se parece mucho al hombre de su vida. Se le desea suerte.

A otra cosa. El martes 7 de agosto Felipe Calderón Hinojosa tuvo una jornada maratónica de encuentros con representantes de organizaciones humanitarias. Se reunió con la secretaria general de Amnistía Internacional, Irene Khan, con Florentín Meléndez, presidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y con Jacob Kellenberger, titular del Comité Internacional de la Cruz Roja, y se refirió, ante los tres a su “compromiso” con los derechos humanos. En alguno de esos encuentros estuvo presente el secretario de Gobernación, Francisco Ramírez Acuña, a quien persigue su fama pública de promotor de la tortura. Dos días antes, los ciudadanos españoles Laia Serra Perelló (abogada, integrante de la Comisión Civil Internacional de los Derechos Humanos), Ramón Sesén Marquina, Nuria Morelló Calafell y Ariadna Nieto Espiné, junto con el mexicano José Damián Reséndiz Saucedo, fueron detenidos sin justificación alguna en la ciudad de Oaxaca, golpeados, encapuchados y sometidos a hostigamientos sexuales por parte de elementos de la policía. Los captores robaron los documentos migratorios de los extranjeros para aducir que éstos no podían demostrar su estancia legal en el país y los remitieron al Instituto Nacional de Migración. Desde el lunes pasado permanecen detenidos en la jaula migratoria de Iztapalapa y pende sobre ellos la amenaza de la deportación. El gobierno español maltrata y expulsa a ciudadanos mexicanos por pobres, y el gobierno mexicano maltrata y expulsa a ciudadanos españoles por solidarizarse con los reprimidos y los agraviados; pero estos asuntos no perturban las gratas reuniones de Estado en las que José Luis Rodríguez Zapatero y Felipe Calderón Hinojosa intercambian elogios. Señores gobernantes: nadie va a criticarlos porque le dediquen parte de su tiempo a la autogratificación, pero no es de buena educación practicarla en público, y menos poniendo en voz alta fantasías tales como la democracia, la civilidad y los derechos humanos.

 

Emeterio Merino Cruz permanece en el Hospital de Especialidades, donde convalece de las graves lesiones que le infligieron policías durante la represión del pasado 16 de julio contra manifestantes de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca.


Esfe-tafa

agosto 9, 2007

Esfe-tafa-desfe-lasfa-quefe-lefe-tienfe-nenfe-asfa-cofo-afa-sufu-profo-piafa-

cafa-cafa, decía un personaje femenino de Cien años de soledad para referirse a una que era muy estirada y, como diría mi admirado Manuel Vicent, tenía la nariz tan respingada que parecía hecha para fornicar con ángeles. Let’s face it: hay en este mundo gente que de tan remilgada es capaz de enfrentar una muerte por asfixia antes que sacarse un moco. Pero bueno si hay amor (y cosas peores) virtual para tímidos(as), feísimos(as) y retraídos(as), ya puede inventarse una virtualería para hurgarse las fosas nasales hasta sangrarse sin padecer efectos colaterales en la autoestima. La simulación es muy simple: digitalicen su profo piafa fofo tofo (o una ajena) y extraigan la rebelde excrecencia con la manita del cursor del mouse:

P.D.: Hoy no hubo columna. El domingo habrá.


Tres días de asueto

agosto 5, 2007


Ni columna dominical, ni artículo del martes, ni nuevos posts, ni comentarios: voy a descansar. Aquí abajo les dejo los dos últimos segmentos de La fe del adversario. Abrazos, besos y hasta el jueves.


La fe del adversario (VII y última)

agosto 5, 2007

Te miro muerto.
Te celebro
enraizado en el amor y los nervios.
Alrededor de ti florece el caos
que nadie quiere despejar.

Las rondas infantiles alrededor del cuerpo;
la danza de los cuervos en torno de los vientres
que no se puede detener:
te has vuelto
un dato indiscutible.

Tu faz de piedra es hoy más contundente.

Y yo aquí, transigiendo
con gestos y canciones fuera de sitio
—ajenos al sitial: ingles y música—
y movimientos secuenciales
que no vienen al caso.

Qué tarea tan fácil es construir este barco.
Qué sencillo es botarlo.

¿Te subes? ¿Permaneces borda afuera?
¿Zarpar se ha vuelto vicio?

¿Te empeñas en ser fiel a tu mortaja,
en ocupar tu puesto
en tierra, bajo tierra?

Hermandad de la piel, de los olores;
los loros, las infancias, el estruendo
de construir un amor y demolerlo
raudamente después;
nada nos queda
de esa fraternidad de piedra
—tez y mármol—
establecida en la memoria.

Malas noticias, mala
nueva, compinches de mi vida:
nunca viajé.
No he salido de aquí
y ni siquiera abandoné mi asiento.

Dentro de poco
la piedra va a agotarse en las canteras
y su precio en las bolsas de valores
acaso se dispare
—pero el mármol,
el mármol vil al que tuteamos,
ese pedazo irregular y oscuro,
filoso en sus aristas, floreciente
de ángulos cortantes, caras romas,
amorfo, en suma, universal,
sigue estando en nosotros.

Nos duele su presencia
en el fondo abisal de los pulmones,
sus fragmentos nos duelen ante el mundo,
nos matan de vergüenza. Esto es la muerte:
una vasta, prolífica vergüenza
que nos hace escondernos en un hoyo.
Un himno al que no existe, es la vergüenza
que queda entre los deudos,
flotando como un humo tenue,
dejándolos al margen.

La cuna tumba,
la lluvia inquieta.
La cloaca estigia.
La cancerbera.

La señora del alba.


La fe del adversario (VI)

agosto 5, 2007

Doliente, acaso no,
presente en todo caso,
duelo de piedra y piedra de molino,
un espejo es el mármol, un trabajo
que refiere, que evoca y que devora.
Olas ya no hay para lamer la costa:
el agua que erosiona y que perfora
la piedra, ya no está: se ha mal secado,
se ha disipado, amancebado toda
con el aire, la tierra, la ceniza
que recuerda los huesos.

Y ya lo ven: pesadumbre les traigo;
sombreros de pesares, de alas negras,
aleteantes negruras desde un pozo
muy hondo.

Ojos fugaces, como gente que escapa de un incendio,
dientes vedados, como los diamantes,
piernas secretas, cual pilares
de templo consagrado al rito druida.

Viajo privado de palabras,
somnoliento,
sintiéndome un gigante lleno de aire,
creyendo que estoy solo.
Regreso,
vuelvo al futuro y al pasado, confundo
los tiempos de los verbos. El Tiempo
es el más confuso aeropuerto.
Me rindo.

Me duermo.

Un ventanal anónimo es el tiempo.
El tiempo es una tarde de cárcel o de escuela
con nubarrones grises a la espalda,
con calambres de vientre
y ganas de encerrarse
en mujer, en avión, en tumba, en cueva.

El tiempo nos espera.

* * *


Idiotez judicial e idiotez bloguera

agosto 4, 2007

A fines de junio pasado, en Murcia, un caballo vestido de juez llamado Ferrín Calamita despojó a Susana Messeguer de la custodia sobre sus dos hijas menores porque la mujer es lesbiana y porque “el sentido común dice que el hombre y la mujer son complementarios entre sí, y dos mujeres o dos hombres, no”.

A alguien con una masa encefálica equivalente, en calidad y cantidad, a la del equino judicial, se le ocurrió que el hecho era digno de figurar en un blog llamado Noticiero Bizarro, el cual publicó la noticia así:


Primero: si un animal con poder de sentencia ordena que te emasculen, que te violen con un palo de escoba o que te quiten a tus hijos, ¿es eso materia de “noticieros bizarros”? ¿Y qué tal si vamos poniendo allí los informes de Amnistía Internacional?

Segundo: las señoritas que aparecen en la foto no son Susana Messeguer y su pareja, Vanesa de las Heras, sino dos chicas que se llaman, respectivamente, Margie y Sotong.

Tercero: Susana no perdió la custodia de sus hijas por caliente, como lo sugiere la imagen, sino porque es lesbiana y porque la estupidez de ciertos magistrados es inconmensurable.

No pude resistir la tentación de dejar un comentario bajo ese post ignominioso.

He aquí una foto auténtica de Vanesa y Susana, hermosas y reales: